Gates mismo declaró en una charla de Ted: “Ahora, si hacemos un gran trabajo en nuevas vacunas” se podría reducir la población mundial. Un mes antes había prometido 10 mil millones de dólares a la Organización Mundial de la Salud (OMS) con ese objetivo.

En 2014 se acusó a la OMS de esterilizar a millones de mujeres en Kenya, mediante engaños, y se encontraron las pruebas en las vacunas utilizadas. La OMS admitió que había trabajado en ese proyecto durante más de diez años. Cargos similares se le han imputado en países como Tanzania, Nicaragua, México y Filipinas.

Igualmente, a Gates se le acusa de controlar a organizaciones internacionales como el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), la Alianza de Vacunas (GAVI) y la organización internacional de salud PATH, además de utilizar su dinero para impulsar sus proyectos y de silenciar a quienes rechazan las vacunaciones masivas.

Por otra parte, la Fundación Gates perteneciente a Bill Gates y su esposa Melinda, se encuentra vinculada a más de 20 grandes laboratorios y empresas farmacéuticas internacionales, a las cuales también dona dinero. Estas donaciones, que le generan miles de millones de dólares en deducciones de impuesto, configurarían conflictos de intereses.

Uno de los componentes más adversos que se encuentran en la vacunas es el mercurio, como timerosal, un potente neurotóxico. Se considera que en los últimos años los niños reciben -a través de las vacunas- dosis de mercurio 250 veces superiores al límite seguro para el ser humano, innecesariamente.

Así mismo, se registra un elevado aumento del autismo en los niños. En el 2014 fueron diagnosticados 1.082.353 niños en EE. UU.

En este sentido, la Dra. Doreen Granpeesheh fundadora del Centro para el Autismo y Condiciones Similares en el documental Vaxxed, explica que la incidencia del autismo en 1978 era de 1 caso por cada 15.000 niños, muy poco frecuente, y para el 2014 era de 1 caso en cada 50 niños. Cada niño recibía en 2014 unas 46 vacunas en Estados Unidos.

“Desde principios de los años 90 el incremento de casos ha sido tan alto y tan rápido que me hizo sentir que no iba a ser capaz de seguir el ritmo”, aseguró Granpeesheh.

Otro artículo titulado «Vacunas: ¿milagro o desastre?» con mucha más información sobre las vacunas que vale la pena leer.

Categorías: Vacunas